Deshidratación del gas, la segunda fase para su tratamiento

deshidratación del gas

Deshidratación del gas, la segunda fase para su tratamiento

El contenido de agua o vapor de agua, así como el de hidrocarburos condensables, sugieren condiciones desfavorables para el transporte del gas

La deshidratación del gas natural consiste en la extracción del agua que está presente en su composición en forma de vapor y en forma libre.

La mayoría de los gases naturales contienen cantidades de agua a la presión y temperatura con la que son extraídos del yacimiento. Este proceso corresponde a la segunda fase de su tratamiento.

En primera instancia, el hidrocarburo extraído del yacimiento se almacena en un múltiple para ser trasladado a las plantas de tratamiento, donde pasa primero por un proceso de endulzamiento y luego a la fase de deshidratación.

El proceso de deshidratación del gas sigue ese orden por dos factores, el primero responde a la necesidad de eliminar los elementos ácidos de las corrientes de gas para ser transportado.

Por otro lado, el segundo factor, responde a que durante el endulzamiento se puede generar agua, la cual ya viene presente en la corriente y también es perjudicial para el resultado.

En general, el contenido de agua o vapor de agua, así como el contenido de hidrocarburos condensables, resultan desfavorables para el transporte del gas por tuberías, ya que provocarían obstrucciones de importancia, influyendo en los niveles de productividad de la planta.

¿Por qué es necesaria la deshidratación?

La razón principal por la cual el gas natural pasa por dicho proceso es para evitar la formación de hidratos.

Estos hidratos son compuestos cristalinos blanquecinos parecidos a la nieve y que se forman por la reacción entre el 10 % de hidrocarburos livianos o gases ácidos y 90 % de agua líquida.

La formación de hidratos ocurre siempre que el gas natural contenga agua y esta se condense dentro de la tubería u otros recipientes que sirvan de transporte.

Para evitar la formación de hidratos se requiere una presión elevada y una temperatura baja; es decir, a cada valor de presión corresponde un valor de temperatura por debajo de la cual pueden formarse estos elementos si existe humedad.

Deshidratar el gas, es en realidad bajar su punto de rocío hasta temperaturas inferiores a 32 °F. Ello se efectúa mediante procesos que emplean como absorbedores agentes sólidos o líquidos.

También se logra impedir la formación de hidratos mediante la inyección en el gas de sustancias inhibidoras, tales como el metanol. Una vez formados los hidratos, no hay posibilidad de eliminarlos, y la única forma es sacarlos de la tubería.

Mantente conectado a través de nuestras redes sociales

TwitterInstagramLinkedIn